Tres eurodiputados catalanes hablan sobre el 9N y las estrategias a seguir

En el primer programa de Círculo Polar abordamos la cuestión de la Independencia catalana debido a la suspensión de la consulta del 9 de noviembre por el Tribunal Constitucional. Para muchos catalanes esto fue un límite a la expresión de su voluntad, pues con esta consulta promovida principalmente por el President de la Generalitat, Artur Mas,  se conocería la opinión de los ciudadanos sobre si Cataluña debe o no debe ser un Estado independiente.

 Por Teresa Galán y Cristina Legros
El equipo de Círculo Polar se puso en contacto con representantes políticos de los principales partidos soberanistas catalanes en el Parlamento Europeo.  En las opiniones de los entrevistados se atisban las diferencias respecto a la visión de Cataluña y el consenso total en la necesidad de expresión del pueblo catalán.

esquerra

Josep María Terricabras, filósofo, catedrático y político español. Este barcelonés, eurodiputado por Esquerra Republicana en la legislatura de 2014-19, defiende el « Derecho a decidir » y niega la posibilidad de un Federalismo.

images (2)

Francesc Gambús, es licenciado en Ciencias Políticas y de la Administración. En 1995 comenzó a militar en las juventudes de Unió Democrática de Catalunya (UDC), siendo en 2014 candidato a las elecciones europeas y convirtiéndose en Eurodiputado.  

images

Ramón Tremosa es un economista y profesor universitario catalán. Designado por Convergencia Democrática de Catalunya como cabeza de lista en la Coalición por Europa formada por CDC, Unió Democratica de Catalunya y PNV en las elecciones al Parlamento Europeo en 2009, fue diputado electo y lo seguirá siendo tras las elecciones del 2014.

¿Qué piensa acerca de la suspensión de  la consulta de la soberanía del 9 de  Noviembre?

Josep María Terricabras :

Ha sido una pequeña sorpresa, pues  hasta este momento los cuatros bloques que defendían el 9 de Noviembre iban en una línea determinada. Pero el Gobierno Catalán no ha querido un choque frontal con el Gobierno español y ha decidido que aquella consulta, que tenía que ser según una ley catalana, denunciada e impugnada por el gobierno español, no se celebraría de aquella manera, sino de una forma mucho más light, mucho más suave, como será la participación de ciudadanos que libremente quieran ir a votar. A mí no me gusta la solución,  pero seguramente es mejor que nada. A lo mejor nuestros ciudadanos se deciden a ir a votar en masa el día 9. Si fuese así tampoco sería un mal resultado.

¿Cuál es el siguiente paso en la expresión catalana y futuro de Cataluña?

J.M.T.:

Bueno, el siguiente paso en la independencia catalana me gustaría que fuese rápido, sería ir a unas elecciones plebiscitarias, aunque no exista este concepto legalmente, en el que varios partidos soberanistas fueran elegidos. Este sería un punto muy importante, sería como un gran referéndum, además de legal, porque las elecciones todavía son legales en España, no sé por cuánto tiempo porque el Partido Popular no tiene un carácter democrático y entusiasta. Pero bueno, esperemos que siga habiendo elecciones y por tanto, estas elecciones serían las que darían pie a expresarnos como catalanes sobre nuestro futuro, tanto los que quieren la independencia como no.

Respecto al futuro, estoy absolutamente convencido de que Cataluña será independiente. Creo que antes de que termine esta legislatura que hemos empezado en el Parlamento Europeo, Cataluña conseguirá la independencia. Los tiempos se aceleran enormemente, cuando uno piensa cómo estaba la situación de Cataluña hace dos años y como está ahora se da cuenta del cambio brutal. Esto es como un divorcio, no se puede alargar por mucho tiempo discutiendo y hablando, se toma una decisión en un sentido o en otro.

Ramón Tremosa :

El futuro de Cataluña no lo sabe nadie, pero lo que sí podemos decir es que hace dos años el presidente Artur Mas vino a Bruselas y anunció antes de las últimas elecciones catalanas que si los partidos catalanes a favor de la independencia obtenían votos suficientes para hacer un referéndum, se haría. En 2012 los votantes de Cataluña dieron dos tercios de votos a partidos que querían un referéndum. También el presidente Artur Mas dijo entonces que si se prohibía el referéndum como ha pasado finalmente, el último paso serían unas nuevas elecciones, donde diferentes partidos acudirían con un programa electoral en el cual se pediría una declaración unilateral de independencia. A partir de lunes lo que se tendrá que concretar es cuándo se convocan estas elecciones y si hay una participacion aún más grande. Si se obtiene un mandato democrático se procederá a declarar la independencia.

Francesc Gambús :

El futuro de Cataluña es seguir existiendo como ha existido siempre. Seguir queriendo expresar su voluntad y cómo quiere construir su futuro. Y si no ha podido ser el 9 de noviembre, como debería haber sido, pues será otro día, pero el pueblo de Cataluña expresará su opinión en las urnas como es debido en algún momento.

Al día siguiente al 9 de noviembre los partidos políticos catalanes, todos los que quieran, deberíamos poder sentarnos otra vez, analizar la situación e intentar desde el máximo consenso posible seguir avanzando, no hacia la independencia, sino hacia la posibilidad de que la sociedad catalana pueda expresar su opinión sobre cuál quiere que sea su futuro.

Se habla últimamente en la prensa española sobre la dimisión de Artur Mas, ¿lo ve posible?

R.T.:

¿Dimisión? ¿Por qué? Hace once años que se le da por muerto, pero ahí está. Como decía el último artículo del Financial Times de Tobías Buck, Mas está demostrando una gran capacidad de supervivencia. No se crean la propaganda fácil porque el señor Mas es muy popular; cuando va por Cataluña por las calles la gente le quiere, le aplaude en los foros empresariales, en los debates. Una cosa es la prensa de Madrid, que hace sus titulares inventados y que deforman la realidad.  

F.G.:

Veo que el President Mas no tiene en su cabeza la posibilidad de dimitir, el suyo es un carácter de alguien que no abandona así como así. Yo no percibo que esté en sus planes dimitir, sinceramente.

Tras la suspensión de la consulta, Artur Más hablaba de la falta de consenso de los partidos, ¿en qué situación se encuentran ahora mismo los partidos soberanistas?

J.M.T.:

Ahora un cierto malestar sí que hay. Creo que el Gobierno se ha desmarcado de las líneas que habían tomado todos juntos, por ahí sí que se puede decir que hay un cierto malestar, una cierta insatisfacción. Pero hay positivismo, porque el objetivo principal sigue en pie. La consulta digamos que era un paso importante, porque era un referéndum para conocer la situación de los ciudadanos, pero también hay que reconocer que era una consulta no vinculante. Si vamos a unas elecciones en la que los partidos que se presenten se comprometan, serán vinculantes para que la opinión de los ciudadanos sea luego tomada en cuenta por los electos.

R.T.:

Todos están haciendo campaña por el sí, aunque es verdad que hace tres semanas hubo un desacuerdo entre Esquerra Republicana y Convergencia, que hasta ahora siempre habían ido juntos; pero ese desacuerdo era solo de matices, de plazos y de condiciones, no afectaba al objetivo final. La verdad es que ahora está haciendo campaña a favor de la consulta y la está haciendo junto a todos los otros partidos, incluso también Iniciativa per Catalunya votarán en el referéndum del domingo y más de la mitad de sus dirigentes a favor del doble sí a favor de la independencia. Por lo tanto tendremos desde partidos demócratas cristianos hasta liberales, socialistas, verdes, republicanos, comunistas y antisistema a favor de la libertad de Cataluña.

F.G.:

Hay un consenso en que la población catalana quiere expresar su opinión y ese consenso vas más allá de los partidos catalanistas, soberanistas, nacionalistas… porque también está el Partido Socialista, por ejemplo. Es el consenso de que la sociedad catalana tiene que poder expresarse. Y a medida que vamos estrechando las opciones, el consenso es más estrecho también.

¿Está limitando el Estado español la expresión de los catalanes?

R.T.:

Esa es la opinión mayoritaria de Cataluña, o sea, hay un mandato democrático mucho mayor del que había en Escocia, porque en Escocia sólo votó el 50% del senso y sólo había un 51% de los diputados a favor del referéndum y allí Inglaterra lo respetó. En Cataluña esta mayoría es mucho más abrumadora y se está negando al pueblo catalán, ni tan siquiera se le reconoce como tal. 

F.G.: Yo creo que el gobierno del Partido Popular está en un proceso de recentralización que, efectivamente, pretende que para poder sentirse español tenemos que dejar de ser catalanes. Y ahí está la causa de este movimiento, que no es impulsado por partidos, ni por un liderazgo mesiánico. Este proceso está impulsado por la sociedad civil, por gente de la calle, gente que en ningún momento se ha metido en política y que se ha hartado de esta presión y de este proceso recentralizador que pretende, por un lado, cerrar el espíritu de la Transición y construir un Estado cada vez más moderno desde el punto de vista de Madrid, y por otro, limitar la posibilidad de ser catalanes y españoles a la vez.

¿Es para usted una solución el federalismo?

J.M.T.: Es una gran cosa para los que lo defienden, pero en España no lo ha defendido nadie. Cuidado, en Cataluña sí, Pi i Margall lo defendió, pero no hay federalistas en España. El que es federalista en Cataluña lo tiene crudo, lo tiene muy difícil. Es como el que quiere casarse y nadie quiere casarse con él. No hay federalistas, ahora aparece el término “federalista” desde diferentes ámbitos españoles porque no saben qué hacer. No saben cómo combatir el empuje independentista, pero nadie lo quiere. Por ejemplo, nuestro Estatuto de Autonomía, que se aprobó en 2005, se corrigió enormemente, se lapidó en 2006 y el Tribunal Constitucional acabó de rematar, era un esfuerzo federalizante, caminaba hacia la federalización en España. Pero si el Tribunal Constitucional  te dice que tú ya no eres una nación, que la lengua española tiene preferencia frente a la catalana, te dice que tú tienes que pagar por la solidaridad sin límites, es decir, limita aquel texto legal, ¿cómo vamos a ir hacia un federalismo con estas ideas? Es imposible.

Si me preguntas si es una solución, ¡no!, no es que no sea una solución, no es ni un proyecto. Es decir, la reforma Constitucional en España es para echarse a temblar. Lo del federalismo son ganas de hablar, pero es para entretenerse.

R.T.: Es que como no he conocido ningún federalista en España es como si me preguntas si hay vida en Marte. No he conocido a ningún marciano todavía, el día que lo conozca veremos…

F.G.: No solo es factible; para nosotros, para Unió Democrática de Catalunya, ha sido siempre deseable, desde el año 31. Y precisamente el 7 de noviembre, que celebramos el 83 aniversario de la formación del partido, ha sido la Confederación de los Pueblos de España. Por esta Confederación estamos trabajando desde 1931. Para nosotros es factible siempre y cuando haya alguien al otro lado que quiera ir por ese camino, de momento parece que no hay nadie.

Lola Sánchez: « Pablo Iglesias es nuestro mejor portavoz, lo queremos como tal, y no como Secretario General »

Con motivo de la celebración de la Asamblea de puertas abiertas organizada por Podemos, entrevistamos a Lola Sánchez. Licenciada en Ciencias Políticas, esta portavoz del emergente Partido Político trabajaba de camarera antes de ser elegida como Eurodiputada, y ahora defiende la propuesta de “Sumando Podemos”, realizada por Pablo Echenique, y que dando una alternativa a la de Pablo Iglesias, difiere de ésta en algunos aspectos y muestra una política más continuista en la organización interna de Podemos.

                                                                 Por Teresa Galán y Cristina Legros.

lola sanche

Cómo pasa Podemos de ORGANIZACIÓN ASAMBLEARIA a PARTIDO POLÍTICO?

Desde mi opinión, lo de partido político es una cuestión puramente legal. A mí me gustaría que siguiéramos siendo asamblearios y que no nos convirtamos en un partido político tradicional; esa es la propuesta de “Sumando Podemos”. Está claro que tenemos que tener cierta organización, porque hay que tener continuidad, y no convocar la asamblea ciudadana (con todas las personas que participan en Podemos) para todas las decisiones, pero defendemos que esta Asamblea sea el órgano pincipal, donde se tomen las decisiones más importantes.

Según palabras de Pablo Iglesias, en el Consejo Ciudadano de 99 miembros había mayor probabilidad de intrusismo, ¿qué opinas sobre ello?

Claro que puede haber intrusismo, pero el mejor control contra éste son los propios ciudadanos, el control colectivo. Nosotros defendemos eso, el intrusismo se soluciona con un control ciudadano, horizontal, no de arriba a abajo, porque entonces destruimos todo lo que hemos construido hasta ahora.

Se habla de las “puertas giratorias” y ahora se contraponen a las “puertas abiertas”, ¿son esas asambleas de puertas abiertas un símbolo de transparencia frente a la opacidad de los demás partidos?

Claro, por supuesto, nosotros defendemos las puertas abiertas para todo. El debate abierto y público, donde todo el mundo pueda participar, y el que no esté presente pueda asistir y enterarse de lo que se está hablando, decidiendo y debatiendo. Y ese es el control colectivo, el mejor control democrático que se pueda tener. Que la gente esté enterada de todo, y pueda opinar, proponer, debatir y llegar a consensos.

Hemos escuchado reiteradamente que las dos propuestas de organización de Podemos son más enriquecedoras que “divisoras”, ¿crees que estas pequeñas diferencias pueden en algún momento crear verdaderas grietas dentro del partido?

Bueno, son diferencias de opinión sobre la visión de cómo tenemos que organizarnos internamente. Pero los grandes consensos, la política que queremos llevar a cabo, sobre los liderazgos, sobre quiénes son nuestros grandes enemigos ahora mismo, como la casta y los grandísimos poderes económicos, sobre eso hay un amplio consenso, sobre eso no hay duda. Ahora lo que tenemos que hacer es podernos de acuerdo en cómo organizarnos, para que sigamos siendo tan democráticos como hemos nacido: democráticos espontáneos, libres y con buenas intenciones entre nosotros. Lo que no queremos es que parezca una lucha interna de poder, ni muchísimo menos un debate sobre liderazgos, porque eso lo tenemos todos clarísimo, Pablo Iglesias es nuestro mejor portavoz; decimos nuestro “mejor” portavoz porque lo queremos como tal, y no como secretario general. Esta es la gran diferencia, pero también la única que tenemos dentro de Podemos.

Y hablando de las “castas”, todo lo que hace Podemos, ¿es un aire fresco contra ellas?

Por supuestoComo te decía, sabemos perfectamente dónde está nuestro enemigo, aunque a mí particularmente no me gusta esa palabra, pero se puede decir que sí, que son enemigos de la democracia, de la gente corriente, de la gente decente y de los trabajadores, pequeños empresarios, parados, jóvenes, estudiantes, jubilados… y vamos todos a una, contra esa casta que sólo busca sus propios beneficios y sus intereses.

Me remito a tus palabras “Sumando Podemos es el que mejor refleja en su borrador el sentir de las bases”. En estos borradores se resuelven conflictos y problemas de pura actualidad, como pueden ser las vallas antipersona o el Estado Palestino. Personalmente, ¿cuál es el aspecto que más te motiva?

A mí lo que me motiva es poner en marcha a la gente, a la gente corriente, y que sigan en marcha los que ya se han puesto. La gente que ha creado círculos en sus pueblos y en sus ciudades, para intentar darle la vuelta a la tortilla de lo que estamos viviendo. A esa gente no la podemos perder. Esa gente se ha « empoderado ». Ellos solos, espontáneamente, han montado círculos en sus pueblos, sin que nadie haya ido a decirles cómo tienen que hacerlo; se han organizado, se han puesto a trabajar de manera totalmente voluntaria , dejando muchas veces de lado sus familias y amigos, por el bien común. Y esa gente es el valor de Podemos, el verdadero valor, mucho más que el que va solamente a echar una papeleta a una urna. Para mí eso es lo valioso de Podemos, aquellos que se han movilizado, miles y miles, por toda España, y yo por esa gente es por quien quiero luchar, y son ellos los que tienen que seguir trabajando. Hay que darles espacio, para que tengan poder, se sgan « empoderando » y « empoderen » a los que tienen al lado. Esa es mi principal motivación para apoyar este documento.

Frente a las opiniones que se centran en la impresión de escisión o división que puede causar la portavocía plural ¿Qué dirías?

Que no es cierto, porque es lo que teníamos hasta ahora. Podemos, desde que nació, ha tenido a Pablo Iglesias como su portavoz principal, pero aquí ha habido una coralidad de voces: Iñigo, Monedero, Carolina Bescansa, Luis Alegre, Pablo Echenique, Teresa Rodríguez…Todos hemos sido portavoces, todos estamos siendo portavoces de Podemos, y no hay ninguna disensión, no nos llevamos la contraria, todos llevamos el mismo argumento, y ha funcionado muy bien. Entonces, yo no entiendo ahora por qué hay que cambiar eso, si hemos llegado a donde estamos funcionando de esta manera, ¿por qué nos tenemos que quedar solamente con una voz y que además sea Secretario General y que acumule un poder que ahora mismo no tiene, y que no necesitamos. Por ello pienso que la propuesta “Sumando Podemos” es la más continuista en cuanto a la forma en la que hemos trabajado. Hemos llegado hasta aquí funcionando así, y nos ha ido bien.

¿Tiene la figura de Pablo Iglesias demasiado protagonismo o cuenta con el total apoyo de Podemos?

En eso hay un absoluto consenso, la figura de Pablo Iglesias es indiscutible, su liderazgo y el papel que ha tenido en la construcción de este sueño, pero como te decía, nosotros pretendemos ser continuistas. Pablo Iglesias hasta ahora ha sido un portavoz, un lanzador de ideas, por así decirlo, un movilizador de masas y de gente, y queremos que siga siendo eso. Creemos que no necesita tener más poder del que tiene, porque ya tiene muchísimo, es el referente de Podemos y de muchísimas personas en España ahora mismo, y queremos que siga siendo así.

Si ganáis la candidatura, ¿podréis recuperar la llamada “fuga de cerebros” de España?

Es una de nuestras prioridades. Los exiliados, que están viviendo fuera obligados, que se han ido sin querer, son uno de nuestros pilares, porque es una injusticia y una pérdida de valor enorme para nuestra sociedad y para el país, porque se están yendo los mejores. Pero mucha de esta gente también se ha organizado dentro de Podemos, ha montado sus círculos en el extranjero y son un grandísimo potencial. Tampoco los queremos perder, porque les necesitamos, necesitamos que nos digan, que nos muestren el camino, que nos cuenten lo que están viviendo, y que sean parte activa de esto. No queremos ser un partido donde digamos a la gente qué tiene que hacer, ni que digamos: “¡Vamos a hacer esto por vosotros!”, sino que nos juntamos todos, y trabajamos todos para todos.