Emprendedores en Radio Alma

RADIO ALMA

Todos los Viernes de 17:00h a 18:00h Sintonizanos en 101.9 FM
Conoce a nuestro Equipo

Generando confianza: Propongo que el gobierno de turno se mantenga lo más alejado posible de los individuos y de las empresas privadas, limitándose a trazar algunas líneas rojas y sobretodo la extinción de la instrumentalización del gobierno por los intereses privados.

Al escribir este articulo no pretendo explicar de forma técnica algunas de las consecuencias de la perdida de confianza, y la crisis actual,  sino desde el sentido común y con palabras sencillas para todos.

En términos generales, cuando cualquier persona, tanto en el ámbito publico como privado, intuye o incluso conoce a ciencia cierta cual es la decisión mas sensata,  pero aun sabiéndolo no la adopta, sino que toma otra medida mas “atractiva”, “cómoda” “fácil” etc.,  en el cada vez mas corto plazo,  en lo mas profundo de su impulso se desarrolla una semilla que crecerá  y dará sus frutos envenenados.

Cuando se trata de personas que ejercen una función de responsabilidad publica y se adopta la decisión para integrarla en ganancias que nada tienen que ver con el interés generales,  entonces el presente se muta en célula mala y el futuro, mas que una esperanza  se convierte en  una amenaza vestida de incertidumbre.  Y la confianza se va perdiendo.

En ámbito privado también existe una responsabilidad individual “social” y cuando se trasgrede, su efecto puede ir mas allá de la espera personal. Ahí tenemos las valoraciones de determinados “activos inmobiliarios” que por ser evidente no necesita mas explicación. Y el efecto es exactamente el mismo, la perdida de confianza.

Cuando hablamos de confianza en un contesto democrático y social, tenemos que hablar correlativamente de responsabilidad integrada. Que es la responsabilidad integrada? es sencillamente la que se ejerce desde la consciencia de pertenecer a un grupo o sociedad. Y por lo tanto, pasamos de ser individuos a ser ciudadanos y tener la obligación de ejercer como tales. En este contexto normalmente, por no decir siempre, recibimos  a cambio lo mismo que aportamos. Por ejemplo, en el plano público evidente es el problema en relación al funcionamiento de las Administraciones Públicas, y “Estado de las Autonomías “en particular. Y en lo privado una sociedad por encima de la realidad ( de sus posibilidades) cuyos activos son tan tóxicos que afectan a la integridad del sistema. Y no es raro que la confianza se pierde.

Por consiguiente,  la perdida de confianza deriva de una irresponsabilidad, tanto desde lo público como desde lo mas privado del individuo.  Pero aún hay algo peor que la perdida de la confianza, y es su efecto, la perdida de libertad, en tanto en cuanto se ve atenazada por el miedo y la incertidumbre derivadas de la perdida de confianza en todos sus ámbitos, entre ellos, el económico.

Cuando hablamos de confianza y por lo tanto, estamos hablando de libertad  y responsabilidad, no lo tenemos que hacer por imposición legal sino por educación, es decir: desde el Derecho Natural y no desde el Positivo. Para quienes no son juristas, hay una clara y simple diferencia entre ambos: El Natural es la propia ética que reivindica la existencia de Derechos y Obligaciones del Hombre fundados en la naturaleza humana,  independientes al ordenamiento jurídico positivo, y no  pueden ser objeto de artificios legislativos. Por ello, su ejercicio no se corrige desde la Ley sino desde la educación y la madurez democrática del ciudadano.

Por ello, la crisis actual no es una crisis económica,  entendida en términos de escasez en la producción, comercialización y consumo de productos y servicios. Sino mas bien, una crisis de “valores”, que si bien es sinónimo de costes, importes, precios, negocios, transacciones, mercancías, mercados, servicios, bienes, ect., en este caso,  se refiere a valores humanos que son  propiedad de las personas, como el respeto, la tolerancia, la lealtad, el trabajo, la responsabilidad etc.

En realidad la palabra “economía” proviene del Griego “oikos” que significa “casa” y era la administración de una casa o familia. Y hablando en términos generales, los valores morales surgen primordialmente en el individuo por influjo y en el seno de la familia.

Entonces, ¿ quien es el responsable de la situación actual?,  en mi opinión es una responsabilidad mancomunada y por lo tanto cada uno debe responder por su parte, en ningún caso es una responsabilidad solidaria donde una parte puede responder por todos. Poderes públicos ( administración, gobierno y derivados) , sistema financiero ( bancos, cajas y derivados) medios de comunicación ( públicos, privados y derivados), y ciudadanos ( actores, espectadores y derivados),  cada uno mancomunadamente por la parte que le corresponde debe responder para volver a generar la confianza. Responder mancomunadamente  y crear un clima de confianza para la libertad individual que se traduzca en ilusión, deseo, iniciativa, ambición, proyectos, trabajo, prosperidad y a medio/largo plazo bienestar.

Podríamos empezar por hacer un análisis objetivo del estado socio-económico actual, como si de un  SWOT se tratara, analizar las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de nuestro país.

Por ejemplo;  el progresivo alargamiento de la esperanza de vida hará aumentar el porcentaje de jubilados sobre el total de la población y, en consecuencia, el esfuerzo necesario de los trabajadores y contribuyentes para sufragar las pensiones de los ya jubilados. Sin lugar a dudas creo que es una AMENAZA para nuestra Seguridad Social, convirtámosla en una oportunidad de nuevas iniciativas que generen trabajo y prosperidad.

Las exportaciones son un aliado español, la apertura de la economía española, y el margen de crecimiento en términos del PIB en relación a las exportaciones, es menor que el de otros países como Alemania con casi el 50%, sin lugar a dudas creo que es una OPORTUNIDAD, gestionémosla adecuadamente para convertirla en una fortaleza.

Los gastos realizados en los últimos años por el Estado, Comunidades Autónomas  y/ u otras entidades “públicas”, superan a sus ingresos no financieros. El estimulo de la economía mediante el gasto púbico, fomentando la demanda de determinados productos y servicios ante situaciones de caída del consumo y la inversión privada son  poco eficientes  en determinadas ocasiones y fomentan problemas como los efectos de expulsión real, que significa que los incrementos de la demanda producidos mediante este gasto público  no conllevan una mayor actividad económica real, disminuyendo la actividad privada a favor de programas públicos que provocan que  determinados proyectos de inversión y gasto privados no puedan realizarse disminuyendo la actividad privada, es UNA DEBILIDAD que necesita medidas, por  ejemplo un “adelgazamiento “del sector público y las correlativas políticas de ensanchamiento del sector privado, bien entendido y guardando los criterios de justicia social, no podemos aguantar mas figuras de antaño reguladas con normalidad en nuestro ordenamiento jurídico, como por ejemplo  la “INACTIVIDAD DE LA ADMINISTRACIÒN” que realmente es “la pasividad total abandono en el tramite de los asuntos por parte del funcionario responsable”. Esta pasividad genera un doble gasto. Primero, para el ciudadano o empresa que ve frustrada su iniciativa, y segundo, en miles de millones de euros por reclamaciones de una absurda responsabilidad patrimonial de la Administración, que a fin de cuentas  pagamos también los ciudadanos, esto es una GRAN DEBILIDAD.

Pero también, por otra parte España tiene una importante posición en varios terrenos de innovación y desarrollo concretos como son las energías renovables, la bio-tecnología, el sector farmacéutico, el transporte y sobretodo las pequeñas y medianas industrias tecnológicas,  sin olvidar el potencial del sector  turístico, agroalimentario y de salud versus cuidados preventivos, que son en mi opinión POTENCIALES FORTALEZAS.

Entonces, la solución no pasa por atacar el libre comercio, la propiedad privada, la libertad de prensa, las libertades políticas, la democracia de partidos, sino mas bien, por  du fomento desde la sociedad civil,  y proponer que el gobierno de turno se mantenga lo más alejado posible de los individuos y de las  empresas privadas, limitándose a trazar algunas líneas rojas y sobretodo la extinción de la instrumentalización del gobierno por los intereses privados.

Jose Carlos Cano.

 

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*