Emprendedores en Radio Alma

RADIO ALMA

Todos los Viernes de 17:00h a 18:00h Sintonizanos en 101.9 FM
Conoce a nuestro Equipo

Educación para la Emprendeduría I

Frecuentemente nos lamentamos de cuántos de nuestros compatriotas han tenido que emigrar en busca de de un trabajo digno a falta de oportunidades en casa, enfrentándose a obstáculos de indole diversa (burocráticos, econónomicos, lingüísticos) y sufriendo en ocasiones abuso debido a la situación de fragilidad en que muchos emigrantes se encuentran, sobretodo en los primeros momentos de expatriación.

Desde el detonante de la desastrosa situación económica actual, allá por el año 2008, con la caida de Fannie Mae, Freddie Mac y Lehman Brothers, he podido escuchar muchas explicaciones para este fenómeno, incluyendo nuestro tradicional bajo rendimiento económico, crisis coyuntural (no sólo nuestra panadería está desabastecida) e incluso sorprendentes declaraciones públicas sobre el “ansia de aventura” de los jóvenes españoles.

Mi teoría es que la situación de vulnerabilidad económica puso de manifiesto una importante carencia: el sistema educativo no se ha ocupado de promover la emprendeduria entre nuestros ciudadanos. Concretamente esto significa que nuestros colegios han estado educando a nuestra gente más como empleados que como posibles empleadores. Las estadisticas muestran que la mayor parte de los recién diplomados aspiran a un trabajo asalariado y seguro más que a emprender trabajando para ellos mismos y  eventualmente ser fuente de generación de riqueza y empleo. El riesgo de la iniciativa personal es demasiado alto, seamos todos funcionarios.

La Unión Europea observó las fallas de la educación tradicional en cuanto a la preparación de los emprendedores y empresarios, pudiendo decirse que quiso ponerse en marcha. Así se deduce de las actividades de la Comisión Europea, en concreto del Directorado General de Empresa e Industria entre los años 2003-2006. Asi, La 5° Conferencia Euromediterránea que tuvo lugar en Caserta (Italia) en Octubre de 2004 sentó las bases de un programa de cooperación industrial aprobado por los ministros de industria europeos. Uno de los pilares de dicha colaboración era el intercambio entre estados miembros de buenas prácticas, es decir, conocimiento y experiencias en el campo de la educación para la emprendeduría.

Entre los principios clave recogidos en su texto, figuraba la siguiente declaración: “ La construcción de una sociedad emprendedora nos concierne a todos. El sistema educativo y los medios de comunicación desempeñan un papel importante en la promoción de actitudes positivas hacia la emprendeduría”. La idea lleva pues gestándose un momento, pero tras el análisis, discusión, creación de grupos de trabajo y gran producción documental pareciera que in fine estos propósitos no han llegado a la población.

Si más españoles considerasen emprender, nuestro actual mercado de trabajo sería ostensiblemente menos deficitario. Pero ¿qué es emprender? ¿es suficiente tener una idea y tratar de ponerla en marcha? ¿comenzar mi propio negocio? ¿Cómo lo hago? ¿con qué financiación, con  qué recursos cuento? ¿quién puede ayudarme?  y ¿por qué emprender?.

Sabiendo que en torno a un tercio de los emprendedores echan el cierre a sus negocios en los dos primeros años de proyecto, evaluar los riesgos y controlarlos se perfila como un conocimiento esencial para cualquier emprendedor, tanto como otras habilidades tales que el pensamiento creativo, el deseo de aprender, la competencia digital y las capacidades de interacción social y creación de sinergias. Hablo de materias curriculares, hablo de educación dirigida a la emprendeduría. No se trata de lanzarse a la piscina sin saber si hay agua o no, sino de saber llevar a cabo un proyecto y dotarse con las mejores posibilidades para el éxito de su realización.

Irene del Olmo

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*