Emprendedores en Radio Alma

RADIO ALMA

Todos los Viernes de 17:00h a 18:00h Sintonizanos en 101.9 FM
Conoce a nuestro Equipo

Educación para la Emprendeduría II

¿Qué quiere decir educar para la emprendeduría?

En primer término, educar para la emprendeduría tiene como objetivo dotar a los estudiantes de las capacidades necesarias para ser creadores y no simples piezas intercambiables. En ocasiones parece que muchos profesores ven la educación como el simple proceso de transferencia de información, lo que puede dar lugar a individuos con amplia cultura general  pero no estimula la resolución creativa de problemas.

La auténtica educación no imparte clases que conducen a un conocimiento llano y factual sino que deja un poso de sabiduría  que permite integrar los diferentes tipos de conocimiento y orientarlos a una mejor resolución de problemas. Una orientación práctica de toda enseñanza es fundamental.

El énfasis que nuestros sistemas educativos europeos han venido poniendo en la enseñanza de ciencias y matemáticas no puede hacerse a costa de la formación en artes, humanidades y estudios sociales puesto que son estas disciplinas las que promueven el pensamiento crítico y creativo.

Se podría argumentar que en la era de la información y tecnologías de la información en que nos encontramos, los educadores deberían preocuparse menos por ofrecer información (dado que de todas formas los estudiantes pueden conseguir ellos mismos a través de medios electrónicos) y más por estimular la curiosidad y ansia de conocimiento que les conducirá a buscar esa información de manera autónoma. Esta concepción de educación activa es también participativa porque implica al estudiante de manera directa en su desarrollo personal y en la consecución de sus objetivos, preparándole para dar respuesta a los retos que nuestras sociedades presentan hoy en dia.

En segundo lugar, la educación orientada a la emprendeduría debe conceder mayor importancia a la interacción social, clave para cualquier emprendedor de éxito, lo que evidentemente no se consigue en los esquemas tradicionales de clases de 50 minutos escuchando el monólogo del profesor y tomando notas. Los sistemas de educación más avanzados han adoptado modelos en los que la clase gira en torno al estudiante, al que se anima a interactuar con sus compañeros y  trabajar en equipo. Estamos aqui ante una verdadera revolución de los pilares educativos, que sitúa en el mismo nivel de importancia contenido y proceso de aprendizaje, ya sea dentro o fuera del aula.

El profesor del futuro no será un simple transmisor de conocimientos sino que a su competencia técnica deberá sumarle capacidades de “facilitador” en el sentido de inculcar a sus alumnos pasión por el conocimiento, la curiosidad de querer ir más lejos y de implicarse en el camino que su vocación exija.

En tercer lugar, la educación para la emprendeduría enseñará a probar, experimentar, medir y tomar riesgos. La toma de riesgos está asociada a la figura del emprendedor tanto como la innovación, motivación o capacidad de trabajo. Estos  aspectos no se aprenden en ningún manual, solo pueden interiorizarse mediante un entorno favorable a la experimentación de nuevas ideas y un enfoque educativo libre del proteccionismo que tiende a crear trabajadores anónimos e intercambiables.

Si queremos un desarrollo económico inclusivo y sostenible, debemos empezar por prestar atención a nuestro sistema educativo. Tal y como eduquemos a nuestros jóvenes será la economía del mañana, teniendo en mente que el objetivo optimo de la nueva generación no es es ganar un salario sino ser capaz de crear riqueza, actividades con alto valor añadido que revierten en toda una sociedad.

Irene del Olmo

 

Educación para la Emprendeduría I

Frecuentemente nos lamentamos de cuántos de nuestros compatriotas han tenido que emigrar en busca de de un trabajo digno a falta de oportunidades en casa, enfrentándose a obstáculos de indole diversa (burocráticos, econónomicos, lingüísticos) y sufriendo en ocasiones abuso debido a la situación de fragilidad en que muchos emigrantes se encuentran, sobretodo en los primeros momentos de expatriación.

Desde el detonante de la desastrosa situación económica actual, allá por el año 2008, con la caida de Fannie Mae, Freddie Mac y Lehman Brothers, he podido escuchar muchas explicaciones para este fenómeno, incluyendo nuestro tradicional bajo rendimiento económico, crisis coyuntural (no sólo nuestra panadería está desabastecida) e incluso sorprendentes declaraciones públicas sobre el “ansia de aventura” de los jóvenes españoles.

Mi teoría es que la situación de vulnerabilidad económica puso de manifiesto una importante carencia: el sistema educativo no se ha ocupado de promover la emprendeduria entre nuestros ciudadanos. Concretamente esto significa que nuestros colegios han estado educando a nuestra gente más como empleados que como posibles empleadores. Las estadisticas muestran que la mayor parte de los recién diplomados aspiran a un trabajo asalariado y seguro más que a emprender trabajando para ellos mismos y  eventualmente ser fuente de generación de riqueza y empleo. El riesgo de la iniciativa personal es demasiado alto, seamos todos funcionarios.

La Unión Europea observó las fallas de la educación tradicional en cuanto a la preparación de los emprendedores y empresarios, pudiendo decirse que quiso ponerse en marcha. Así se deduce de las actividades de la Comisión Europea, en concreto del Directorado General de Empresa e Industria entre los años 2003-2006. Asi, La 5° Conferencia Euromediterránea que tuvo lugar en Caserta (Italia) en Octubre de 2004 sentó las bases de un programa de cooperación industrial aprobado por los ministros de industria europeos. Uno de los pilares de dicha colaboración era el intercambio entre estados miembros de buenas prácticas, es decir, conocimiento y experiencias en el campo de la educación para la emprendeduría.

Entre los principios clave recogidos en su texto, figuraba la siguiente declaración: “ La construcción de una sociedad emprendedora nos concierne a todos. El sistema educativo y los medios de comunicación desempeñan un papel importante en la promoción de actitudes positivas hacia la emprendeduría”. La idea lleva pues gestándose un momento, pero tras el análisis, discusión, creación de grupos de trabajo y gran producción documental pareciera que in fine estos propósitos no han llegado a la población.

Si más españoles considerasen emprender, nuestro actual mercado de trabajo sería ostensiblemente menos deficitario. Pero ¿qué es emprender? ¿es suficiente tener una idea y tratar de ponerla en marcha? ¿comenzar mi propio negocio? ¿Cómo lo hago? ¿con qué financiación, con  qué recursos cuento? ¿quién puede ayudarme?  y ¿por qué emprender?.

Sabiendo que en torno a un tercio de los emprendedores echan el cierre a sus negocios en los dos primeros años de proyecto, evaluar los riesgos y controlarlos se perfila como un conocimiento esencial para cualquier emprendedor, tanto como otras habilidades tales que el pensamiento creativo, el deseo de aprender, la competencia digital y las capacidades de interacción social y creación de sinergias. Hablo de materias curriculares, hablo de educación dirigida a la emprendeduría. No se trata de lanzarse a la piscina sin saber si hay agua o no, sino de saber llevar a cabo un proyecto y dotarse con las mejores posibilidades para el éxito de su realización.

Irene del Olmo

Aprendiendo a ser libres

El remedio al problema de “un parado”  básicamente tiene dos soluciones naturales, en cualquier parte del universo.

O autoempleo, esto es, crear tu propio modo de vida y aportar un valor a la sociedad en la que vives, lo cual implica tres palabras: libertad, riesgo y responsabilidad.

O empleo por cuenta ajena, esto es, que otro después de crear su propio modo de vida y aportar un valor a la sociedad en la que vive, además ha generado una oportunidad para que el que busca empleo por cuenta ajena tenga su modo de vida y aporte por medio de su trabajo, un valor a la sociedad en la que vive.

En cualquier caso los elementos necesarios son: libertad, riesgo y responsabilidad. En tanto en cuanto, se fomente, facilite, incentive, garantice, reconozca, y sobre todo, se VALORE estos tres elementos, estaremos construyendo la solución al problema, y fomentando una sociedad libre, compuesta por personas libres, que resuelven los problemas que les plantea su convivencia colectiva.

José Carlos Cano.

 

 

Generando confianza: Propongo que el gobierno de turno se mantenga lo más alejado posible de los individuos y de las empresas privadas, limitándose a trazar algunas líneas rojas y sobretodo la extinción de la instrumentalización del gobierno por los intereses privados.

Al escribir este articulo no pretendo explicar de forma técnica algunas de las consecuencias de la perdida de confianza, y la crisis actual,  sino desde el sentido común y con palabras sencillas para todos.

En términos generales, cuando cualquier persona, tanto en el ámbito publico como privado, intuye o incluso conoce a ciencia cierta cual es la decisión mas sensata,  pero aun sabiéndolo no la adopta, sino que toma otra medida mas “atractiva”, “cómoda” “fácil” etc.,  en el cada vez mas corto plazo,  en lo mas profundo de su impulso se desarrolla una semilla que crecerá  y dará sus frutos envenenados.

Cuando se trata de personas que ejercen una función de responsabilidad publica y se adopta la decisión para integrarla en ganancias que nada tienen que ver con el interés generales,  entonces el presente se muta en célula mala y el futuro, mas que una esperanza  se convierte en  una amenaza vestida de incertidumbre.  Y la confianza se va perdiendo.

En ámbito privado también existe una responsabilidad individual “social” y cuando se trasgrede, su efecto puede ir mas allá de la espera personal. Ahí tenemos las valoraciones de determinados “activos inmobiliarios” que por ser evidente no necesita mas explicación. Y el efecto es exactamente el mismo, la perdida de confianza.

Cuando hablamos de confianza en un contesto democrático y social, tenemos que hablar correlativamente de responsabilidad integrada. Que es la responsabilidad integrada? es sencillamente la que se ejerce desde la consciencia de pertenecer a un grupo o sociedad. Y por lo tanto, pasamos de ser individuos a ser ciudadanos y tener la obligación de ejercer como tales. En este contexto normalmente, por no decir siempre, recibimos  a cambio lo mismo que aportamos. Por ejemplo, en el plano público evidente es el problema en relación al funcionamiento de las Administraciones Públicas, y “Estado de las Autonomías “en particular. Y en lo privado una sociedad por encima de la realidad ( de sus posibilidades) cuyos activos son tan tóxicos que afectan a la integridad del sistema. Y no es raro que la confianza se pierde.

Por consiguiente,  la perdida de confianza deriva de una irresponsabilidad, tanto desde lo público como desde lo mas privado del individuo.  Pero aún hay algo peor que la perdida de la confianza, y es su efecto, la perdida de libertad, en tanto en cuanto se ve atenazada por el miedo y la incertidumbre derivadas de la perdida de confianza en todos sus ámbitos, entre ellos, el económico.

Cuando hablamos de confianza y por lo tanto, estamos hablando de libertad  y responsabilidad, no lo tenemos que hacer por imposición legal sino por educación, es decir: desde el Derecho Natural y no desde el Positivo. Para quienes no son juristas, hay una clara y simple diferencia entre ambos: El Natural es la propia ética que reivindica la existencia de Derechos y Obligaciones del Hombre fundados en la naturaleza humana,  independientes al ordenamiento jurídico positivo, y no  pueden ser objeto de artificios legislativos. Por ello, su ejercicio no se corrige desde la Ley sino desde la educación y la madurez democrática del ciudadano.

Por ello, la crisis actual no es una crisis económica,  entendida en términos de escasez en la producción, comercialización y consumo de productos y servicios. Sino mas bien, una crisis de “valores”, que si bien es sinónimo de costes, importes, precios, negocios, transacciones, mercancías, mercados, servicios, bienes, ect., en este caso,  se refiere a valores humanos que son  propiedad de las personas, como el respeto, la tolerancia, la lealtad, el trabajo, la responsabilidad etc.

En realidad la palabra “economía” proviene del Griego “oikos” que significa “casa” y era la administración de una casa o familia. Y hablando en términos generales, los valores morales surgen primordialmente en el individuo por influjo y en el seno de la familia.

Entonces, ¿ quien es el responsable de la situación actual?,  en mi opinión es una responsabilidad mancomunada y por lo tanto cada uno debe responder por su parte, en ningún caso es una responsabilidad solidaria donde una parte puede responder por todos. Poderes públicos ( administración, gobierno y derivados) , sistema financiero ( bancos, cajas y derivados) medios de comunicación ( públicos, privados y derivados), y ciudadanos ( actores, espectadores y derivados),  cada uno mancomunadamente por la parte que le corresponde debe responder para volver a generar la confianza. Responder mancomunadamente  y crear un clima de confianza para la libertad individual que se traduzca en ilusión, deseo, iniciativa, ambición, proyectos, trabajo, prosperidad y a medio/largo plazo bienestar.

Podríamos empezar por hacer un análisis objetivo del estado socio-económico actual, como si de un  SWOT se tratara, analizar las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de nuestro país.

Por ejemplo;  el progresivo alargamiento de la esperanza de vida hará aumentar el porcentaje de jubilados sobre el total de la población y, en consecuencia, el esfuerzo necesario de los trabajadores y contribuyentes para sufragar las pensiones de los ya jubilados. Sin lugar a dudas creo que es una AMENAZA para nuestra Seguridad Social, convirtámosla en una oportunidad de nuevas iniciativas que generen trabajo y prosperidad.

Las exportaciones son un aliado español, la apertura de la economía española, y el margen de crecimiento en términos del PIB en relación a las exportaciones, es menor que el de otros países como Alemania con casi el 50%, sin lugar a dudas creo que es una OPORTUNIDAD, gestionémosla adecuadamente para convertirla en una fortaleza.

Los gastos realizados en los últimos años por el Estado, Comunidades Autónomas  y/ u otras entidades “públicas”, superan a sus ingresos no financieros. El estimulo de la economía mediante el gasto púbico, fomentando la demanda de determinados productos y servicios ante situaciones de caída del consumo y la inversión privada son  poco eficientes  en determinadas ocasiones y fomentan problemas como los efectos de expulsión real, que significa que los incrementos de la demanda producidos mediante este gasto público  no conllevan una mayor actividad económica real, disminuyendo la actividad privada a favor de programas públicos que provocan que  determinados proyectos de inversión y gasto privados no puedan realizarse disminuyendo la actividad privada, es UNA DEBILIDAD que necesita medidas, por  ejemplo un “adelgazamiento “del sector público y las correlativas políticas de ensanchamiento del sector privado, bien entendido y guardando los criterios de justicia social, no podemos aguantar mas figuras de antaño reguladas con normalidad en nuestro ordenamiento jurídico, como por ejemplo  la “INACTIVIDAD DE LA ADMINISTRACIÒN” que realmente es “la pasividad total abandono en el tramite de los asuntos por parte del funcionario responsable”. Esta pasividad genera un doble gasto. Primero, para el ciudadano o empresa que ve frustrada su iniciativa, y segundo, en miles de millones de euros por reclamaciones de una absurda responsabilidad patrimonial de la Administración, que a fin de cuentas  pagamos también los ciudadanos, esto es una GRAN DEBILIDAD.

Pero también, por otra parte España tiene una importante posición en varios terrenos de innovación y desarrollo concretos como son las energías renovables, la bio-tecnología, el sector farmacéutico, el transporte y sobretodo las pequeñas y medianas industrias tecnológicas,  sin olvidar el potencial del sector  turístico, agroalimentario y de salud versus cuidados preventivos, que son en mi opinión POTENCIALES FORTALEZAS.

Entonces, la solución no pasa por atacar el libre comercio, la propiedad privada, la libertad de prensa, las libertades políticas, la democracia de partidos, sino mas bien, por  du fomento desde la sociedad civil,  y proponer que el gobierno de turno se mantenga lo más alejado posible de los individuos y de las  empresas privadas, limitándose a trazar algunas líneas rojas y sobretodo la extinción de la instrumentalización del gobierno por los intereses privados.

Jose Carlos Cano.

 

Comentario a la Ley Orgánica 7/2012, de 27 de diciembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal en materia de transparencia y lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social

 

NOVEDADES IMPORTANTES.

Los objetivos de la reforma en el ámbito tributario son la creación de un tipo agravado que ofrezca respuesta a los fraudes de especial gravedad y que eleve la pena de prisión hasta una duración máxima de seis años…

La reforma de los delitos contra la Seguridad Social afecta al tipo básico para reducir la cuantía a partir de la cual la infracción es constitutiva de delito y facilitar las regularizaciones…

También modifica los delitos contra los derechos de los trabajadores para sancionar a quienes incumplen de forma grave la normativa laboral con conductas que…

Y se incluye un nuevo tipo penal para sancionar las conductas de ocultación, simulación y falseamiento de las cuentas públicas…

 

YA PUEDES LEER TODO EL DOCUMENTO EN EL LINK.
Comentario a la Ley Orga?nica 7:2012, de 27 de diciembre, por la que se modifica la Ley Orga?nica 10:1995, de 23 de noviembre, del Co?digo Penal en materia de transparencia y lucha contra el fraude fiscal y en la Seguridad Social.

José Carlos Cano.

 

 

 

 

 

NOVEDADES TRIBUTARIAS INTRODUCIDAS POR LA LEY 7/2012 de 29 de octubre (BOE 30/10/2012) DE MODIFICACIÓN DE LA NORMATIVA TRIBUTARIA Y PRESUPUESTARIA Y DE ADECUACIÓN DE LA NORMATIVA FINANCIERA PARA LA INTENSIFICACIÓN DE LAS ACTUACIONES EN LA PREVENCIÓN Y LUCHA CONTRA EL FRAUDE.

NOVEDADES TRIBUTARIAS INTRODUCIDAS POR LA LEY 7/2012 de 29 de octubre (BOE 30/10/2012) DE MODIFICACIÓN DE LA NORMATIVA TRIBUTARIA Y PRESUPUESTARIA Y DE ADECUACIÓN DE LA NORMATIVA FINANCIERA PARA LA INTENSIFICACIÓN DE LAS ACTUACIONES EN LA PREVENCIÓN Y LUCHA CONTRA EL FRAUDE.

La primera pasajera de Iberia

Hace unos meses estaba preparando una conferencia para el lanzamiento de un nuevo producto en el que mi equipo y yo habíamos trabajado casi sin descanso durante un año entero. Para realizar mi presentación busque en las galerías de imágenes de internet algo que me ayudara a captar la esencia de nuestro trabajo y transmitir  los valores del proyecto. En mi búsqueda me tope con una fotografía en blanco y negro en la que figuraban 3 personas,  un hombre aburguesado, un anciano y en el centro una señora que parecía sacada de una película de José Luis Garcí sobre la España negra. Como telón de fondo de la fotografía se veía un avión de pasajeros muy rudimentario. El pie de página decía, “1927, Pasajeros del primer vuelo comercial de la compañía  Iberia. Barcelona – Madrid”. Una pregunta me asalto en ese momento…, ¡en que estaría pensando esa anciana para subirse en 1927 a ese avión!

Todavía hoy no he encontrado la respuesta y lamentablemente no hay mucha información al respecto, aparte de que el avión llego con retraso por problemas meteorológicos…”

La primera pasajera de Iberia, ha sido la portada de muchas de mis conferencias y presentaciones, algunas de ellas realizadas en mi semanal “puente aéreo”  de Bruselas a Madrid. En estos tiempos difíciles necesitamos héroes sencillos que nos inspiren, como esta señora, que puede representar el valor que todos podemos tener para superarnos a nosotros mismos, perder el miedo, emprende nuevos proyectos, experimentar cosas nuevas, pegar el salto al vacío en nuestra vida profesional y personal, y en definitiva, salir al mundo y ganarle la partida.

La primera pasajera de Iberia puede ser también un símbolo para la nueva raza de emprendedores que está naciendo en España en los últimos años. Personas excepcionales que se la están jugando, y se suben a un avión sin la certeza de su destino final.

Gerardo Arroyo Herranz

La transmisión de empresas ( start ups ).

 

Las fusiones y adquisiciones han vuelto a la vida de los negocios. Esta vez en el mundo de las start ups (normalmente en sectores tegnològicos).  En mi experiencia como abogado y asesor de empresas en asuntos corporativos de fusiones y adquisiciones de empresas (M&A),  he retenido varios ejemplos que me han servido para corregir errores comunes que se suelen cometer en las transmisiones de negocios. Por lo tanto, pensé que sería buena idea compartir brevemente con vosotros  cinco errores que he visto en emprendedores ( empresarios ) en relación con la venta de su empresa.

No crear un entorno competitivo.

Una gran cantidad de emprendedores que quieren vender sus start ups (sobretodo tecnológicas)  cometen el gran error de hablar con un solo  comprador potencial (por lo general un competidor, un proveedor o alguna otra empresa con la que tienen una relación comercial horizontal o vertical) e inmediatamente negociar los términos de la venta. De hecho, no hay nada que dé más poder y por lo tanto una posición mas cómoda  para un empresario que vende su empresa,  que iniciar un proceso de licitación competitiva (o la sensación entre los potenciales compradores de la existencia de otros interesados). Entonces tendremos mas pretendientes, licitadores, y todo ello en una negociación cómoda para alcanzar el mejor acuerdo. Lo cierto es que la mayoría de los emprendedores no tienen todo el conocimiento, habilidades técnicas,  o la experiencia para iniciar este tipo de concursos con los potenciales compradores, y aunque un asesor puede ser costoso, vale la pena si se puede ayudar a negociar el mejor acuerdo para el emprendedor agregando valor al proceso de compra-venta .
No negociar las condiciones materiales de la venta en la Carta de Intenciones
( “Letter of Intent”).

Los emprendedores deberían  entender que su fortaleza en una primera etapa como vendedor es anterior a la ejecución de la carta de intenciones. Una vez que la carta de intenciones  se ejecuta toda la fuerza negociadora del empresario (vendedor) desaparece, porque en general no será capaz de vender su empresa en un  entorno competitivo a cualquier otro comprador potencial durante un período de 60-90 días debido a lo que se llama un “no-shop dispositión”.  Así que con anterioridad a la ejecución de la Carta de Intenciones  es cuando el vendedor puede crear un entorno competitivo (o la sensación de uno entorno competitivo) y que los posibles compradores compitan en precio y en otros términos o condiciones materiales de la compra-venta.
Por ejemplo, un potencial comprador puede ofrecer un precio de compra más alto,  pero establece una condición y es necesario que una parte del precio de compra se pueda poner en depósito en garantía y/ o un “tope” en la responsabilidad en proporción al precio de compra, mientras que otro potencial comprador puede ofrecer menos precio, pero no requiere un depósito y acepta un tope del 10% de la responsabilidad, etc. Por lo tanto, antes de elegir un comprador, el vendedor debe negociar y sopesar todos los términos materiales de la oferta, y reflejarlos expresamente en la carta de intenciones.

Otro error es la venta de activos en lugar de valores.

Los empresarios deben estructurar la venta de su empresa como una venta de acciones y no la venta de  activos, por tres razones principales:

1° Por la posibilidad de ahorros fiscales si la empresa es una corporación o sociedad (es decir, para evitar la “doble imposición”).
2° Para transmitir en la misma operación, no solo los activos,  sino también los pasivos, que no han sido descubiertos y que forman parte de las acciones de la compañía, (sujeto por supuesto a las disposiciones de indemnización).
3° Porque se trata de una venta mas limpia y menos costosa. Por lo general la venta de acciones requiere menos documentación y por lo tanto menos tiempo para cerrar la operación.  Es evidente que cada acuerdo debe ser estructurado con la asistencia de un asesor, pero como vendedor siempre debe estar pensando en vender acciones, no activos.

No ejecutar las negociaciones a través de los abogados.

Esto puede sonar un poco egocéntrico por mi parte,  pero los empresarios deben dejar la negociación a un abogado corporativo. Los empresarios no mantendrán un estado frio y objetivo en la negociación, sobretodo cuando estamos hablando de emprendedores que se han involucrado fuertemente con el negocio desde el principio.  Generalmente no armonizan con los sofisticados compradores que se ganan la vida haciendo ofertas.
Por consiguiente, un emprendedor inteligente se mantendrá al margen de la “batalla”  y dejará  que su abogado corporativo ejecute el acuerdo. Los asesores y abogados corporativistas tenemos experiencia en representar tanto a vendedores como a compradores y esto nos da una visión matizada que nos permite ahorrar tiempo y complicaciones. El objetivo es no contaminar las negociaciones o escaldar a la otra parte y por ello es preferible que rivalicen los abogados.

No limitar la posible responsabilidad del empresario (vendedor).

Obviamente, un empresario después de vender su compañía  quiere dormir bien, y disfrutar de los frutos de su trabajo. Por consiguiente, es fundamental que ciertas disposiciones clave se inserten en el acuerdo de adquisición para protegerlo post-cierre. Una de estas disposiciones es un límite máximo de responsabilidad. Lo ideal sería que se negociará en la Carta de Intenciones, tal cual se ha indicado anteriormente en estadio abierto y competitivo.  Un límite económico, básicamente significa que si algo sale mal, post-cierre del acuerdo, el comprador sólo puede recuperar hasta un determinado importe. Normalmente, los vendedores deben posicionarse en un limite o tope de un 10-20% del precio de compra y también debe de tratar de minimizar cualquier causa de escisión.  El consejo básico sería el siguiente:  En la compra de cualquier negocio hay inherente un cierto riesgo asumido por el comprador,  por tratarse de la transmisión de  un elemento dinámico. Una vez que el negocio se vende, el objetivo es que el comprador, en una eventual e hipotética reclamación, solo pueda legalmente recuperar una cantidad limitada de los ingresos de la venta (es establecer la posibilidad de dicha eventualidad y alejarla de un fraude).
Conclusión:
Obviamente estas notas son muy breves y generales,  no hemos entrado, por ejemplo,  en valoraciones de empresas,  pero espero que sean útiles y orientadoras. El objetivo es sensibilizar sobre venta de un negocio, que además de ser una experiencia emocional fuerte, tiene complicaciones técnico-jurídicas complejas,  que hacen totalmente recomendable la colaboración de un abogado.

José Carlos Cano.

Innovación, tecnología y libertad

Últimamente he estado leyendo sobre tecnología, sociedad y empresa. Apasionante tema para un abogado que se resiste a resignarse en la carrera legal desde un punto de vista clásico y que está convencido del ocaso de las carreras profesionales a favor del emprendedurismo y la innovación. Se ha  ido incrementando mi interés sobre la relación entre tecnología y sociedad, sobre tecnología y revolución de las profesiones, sobre tecnología y calidad de vida, en definitiva sobre tecnología, innovación y empresa. Las posibilidades son cada vez mas retadoras  y el cambio incesante se ha convertido en un estado de movimiento  continuo que se aleja de credos o dogmas y se acerca a estados de libertad o autonomía que ofrecen mas posibilidades que nunca. Como la tecnología esta cambiando el mundo y  de cómo estamos gestionando el cambio, será el resultado de nuestro propio futuro.

En 1972 El Club de Roma publicó la obra Los Limites del Crecimiento, http://limites_del_crecimiento  con el argumento de que la tierra  se estaba quedando sin recursos y cada vez había menos tiempo para evitarlo. Han pasado cuarenta años, ahora somos siete mil millones de personas en el planeta y con las perspectivas de llegar a diez mil en 2050, mucha gente, sobre todo de la parte occidental, cada vez mas, se preocupan por la sostenibilidad de nuestro planeta y del futuro, desde un punto de vista de explotación de los recursos.? ?Una de las “ideas” que se pueden leer como solución al problema, ha sido escrita en Inglés y fue publicada por los autores Persson y Savulescu quienes, en su libro,  http://     “No apto para el futuro” Unfit for the Future, sostienen que el futuro de nuestra especie depende de encontrar urgentemente los medios para lograr la mejora radical de nuestra moral y aspectos de nuestra propia naturaleza humana. Sostienen que lo más probable es que tenemos que explorar el uso de las nuevas tecnologías en el campo de la biomedicina para cambiar las bases de la motivación humana moral, porque nuestra evolución biológica ha inculcado un sesgo, y la satisfacción inmediata se ha instalado en nuestro cerebro.
No quiero ni siquiera pensar en el número de individuos que pueden compartir esta opinión, que sin lugar a dudas, desde un punto de vista técnico seguro que hoy sería factible. Pero desde de un punto de vista humano, social, económico, creo que los esfuerzos deben venir por otro lado, si no queremos  acercarnos a un precipicio que ni en nuestras peores pesadillas hubiéramos soñando.
Por otro lado el empresario de Silicon Valley http:// Peter_Diamandis sostiene lo contrario en su libro  The_Future_Is_Better_Than_You_Think, el problema al que nos enfrentamos según Peter, no es de escasez de recursos, sino de acceso a estos recursos. El progreso tecnológico debería capacitarnos por ejemplo para, en condiciones sostenibles, poder utilizar agua de nuestros mares o ser autosuficientes con la energía de la luz solar. De hecho él llama a nuestra época la era de la abundancia y argumenta que las tecnologías como las redes, la bioinformática, la impresión en 3D y la inteligencia artificial nos permitirá superar los obstáculos que se enfrentan los nuevos problemas de acceso.? ?Sin ir mas lejos, en diez años, temas como la energía y el envejecimiento de la población van a ser los principales problemas de la sociedad y por ende de sus dirigentes políticos.

La vicepresidenta de la Comisión Europea, Neelie Kroes dijo que. “si de verdad queremos transformar la innovación para Europa, tenemos que innovar en nuestra forma de pensar. Porque la innovación no viene de directrices centrales de Bruselas – se trata mas bien de los innovadores de Europa, son las personas quienes están haciendo la diferencia. Esta sociedad necesita a esas personas – personas como usted  que no tiene miedo a asumir riesgos, a emprender y creer que el fracaso es solo un evento, no una persona. Para creer que no importa si intenta algo nuevo y no funciona: se aprende de los errores y de la experiencia, y se vuelve a intentar otra cosa “.
Así las cosas, no parece que hay poco que hacer, sino mas bien todo lo contrario, hay     que escribir el futuro, y este no será escrito por ningún ingeniero, sino que será escrito     por todas las respuestas a las necesidades presentes, que pasan por aprender a ser libres     y asumir riesgos con la pretensión de  añadir valor a la sociedad y en ultima instancia     transformarlo en riqueza y bienestar a largo plazo.

José Carlos Cano.

Empresas y barcos piratas Remar en tiempos de crisis

En esta época tan crítica que nos está tocando vivir, en la que todo lo que nos rodea aparece ensombrecido por el halo del pesimismo contagioso de una crisis de calibre hasta ahora desconocido, y cuyo futuro sigue siendo incierto para muchos -aunque no lo reconozcan-, no hay que dejar de pensar, que aunque en menor número que antes, son muchas las empresas que siguen luchando contra lo imposible, a veces lo inevitable, y el motor que las mueve no son ni más ni menos que sus recursos, entre otros, los humanos. Desgraciadamente, la lucha “encarnizada” se centra en evitar a toda costa la quiebra, cuyos daños colaterales, afectan en gran medida a sus recursos humanos, y no me refiero sólo a los que se despiden, sino también a los que se quedan en el barco, remando…; contra esto,
medicina preventiva, la tan nombrada y a veces poco identificada, “cultura corporativa”.

Voy a poner un ejemplo de cómo puede influir la ausencia de una cultura corporativa en una época como ésta, utilizando el símil de una empresa como si de un barco pirata se tratara. Hablo de un caso en el que la cultura corporativa brilla por su ausencia. Quizás porque se trate de una empresa de origen familiar, quizás porque quien gobierna el “barco” (el capitán) no se ha dado cuenta de una cosa: su empresa son sus recursos; quien gobierna el barco es él; pero quienes lo manejan, son sus oficiales, navegantes, contramaestres, armeros, vigías, y en último término, los remeros.

Tan importante es que el barco esté “bien gobernado” (amparado por una sólida misión, una visión y unos valores), como que toda su tripulación, hasta sus remeros, conozcan los objetivos de quien lo gobierna. Pues bien, qué pasa si no ocurre ni una cosa ni la otra. Es posible que el Capitán sepa muy bien lo que quiere; sin embargo, sus remeros están descoordinados, e incluso “molestos” con el remero “vecino”, porque rema en otra dirección. El Capitán, ante tanto caos y desorganización, empieza a desconfiar de sus remeros, refugiándose en el
pensamiento de que quizás no saben hacer su trabajo correctamente, y que, desde luego, deberían estar agradecidos por poder remar en su barco, pues “fuera, la tempestad abruma”. Y es que el Capitán no sabe que, tradicionalmente, los remeros de un barco no eran esclavos, ya que éstos tienen el mal hábito de remar más lento cuando más se requiere velocidad, con la esperanza de ser liberados por los atacantes. Por tanto, mala política la de este Capitán…

Y entre tanto, ¿quién trasmite las órdenes del capitán a sus remeros?, porque desde luego, desde donde está el capitán, los remeros no logran oírlas. Y es que en un barco, entre el capitán y los remeros, existe un amplio abanico de puestos.

Para esta pregunta, hay dos respuestas: una, que el capitán se remangue los pantalones, baje al “barro” y se acerque a sus remeros; o bien, si el barco es de un tamaño considerable, delegar sus órdenes en varios contramaestres de su confianza… el problema es… precisamente cuando no existe esa confianza.

No me cabe la menor duda de lo difícil que es dirigir una empresa, máxime si además, las circunstancias del entorno macro-económico no son favorables. Pero también es cierto que, si una empresa no cuida en una época como ésta, su más preciado tesoro, los recursos humanos, el día que la situación comience a mejorar, el barco será abandonado por muchos de ellos, entre otros, aquéllos que más pusieron de su parte para remar en la misma dirección, apenas escuchando de lejos las órdenes de su capitán. Porque, cuando la tempestad pasa, y el barco ya no zozobra, pero aun así, se les exige que sigan remando sin recibir nada a cambio, se desencadena el fenómeno llamado “fuga de talento”, quedando en el barco únicamente aquellos recursos que además de remar poco, lo hacían en otra dirección.

Así que, les guste o no a los empresarios españoles, las empresas son sus personas, y éstas necesitan conocer la hoja de ruta, ser escuchadas, ser reconfortadas, motivadas, tratadas con respeto, incluso despedidas con dignidad,
pero sobre todo, ser consideradas como auténticos remeros y no como esclavos, pues de ese modo, su rendimiento será mucho mayor, y no sólo habrá una satisfacción personal de quien hace bien su trabajo, sino una traslación a los resultados de la empresa, pues se incrementarán las dosis de creatividad para sacarla a flote en una época tan difícil como la que vivimos.

Laura Monzón Miguel