Emprendedores en Radio Alma

RADIO ALMA

Todos los Viernes de 17:00h a 18:00h Sintonizanos en 101.9 FM
Conoce a nuestro Equipo

España: de Johann Muehlegg a Juanito Muehlegg

Os acordáis de Johan Muehlegg? Era aquel esquiador hispano-alemán que competía por España en los juegos de invierno de Salt Lake City en el año 2002. Ganó tres medallas en dichos juegos  y rápidamente le cambiamos el nombre a Juanito: “…el esquiador español Juanito Muehlegg…”. Así somos los españoles, abrazando a los nuestros. Poco después se le acusó de dopaje, y con la misma rapidez (incluso mayor) le pasamos a denominar “…el esquiador alemán Johann Muehlegg…”. Así somos nosotros, haciendo el abrazo del oso!!!
Esto por ejemplo ha pasado con la construcción en España. Fue nuestro Juanito. Qué maravilla. Qué progreso. Qué cantidad de dinero. Éramos la leche. Pero… explotó. Y pasó a ser Johann. La bicha. El innombrable. El Voldemort de los sectores!!! Muchas empresas constructoras incluso han quitado  la palabra de sus nombres corporativos, sustituyéndolos por Infraestructuras (que a mí me suena peor… infra estructuras).
Ahora en España estamos hablando que tenemos que cambiar el modelo productivo. La duda que me surge si lo estamos haciendo de manera concienzuda o estamos buscando otro Juanito. Los políticos aprovechan la mínima para decir: “…lo que tenemos que hacer es apoyar e invertir en………………………….. para cambiar nuestro modelo productivo…”. En la línea de puntos dicen:
  • I+D+i: queda muy bonito. Siempre que lo dicen me gustaría que alguien levantara la mano y dijera: “Oiga, señor político, que es el I+D+i?”. Seguro que la mayoría diría N+P+i. Para empezar este apoyo, les han recortado el 25% en los presupuestos (ver el magnífico programa de Salvados Más allá del ladrillo del 27 de mayo de 2012).
  • Emprendedor: esta también se lleva mucho. A emprender!!! No se estará confundiendo el emprender con el autoemplearse? No podemos pasar de un país que potenciaba la estabilidad en el trabajo (funcionariado, una empresa para toda la vida…) a un país emprendedor de la noche a la mañana.
  • Energías limpias: a subvencionar!!! Se sustituyen las plantaciones anteriormente subvencionadas (maíz, girasoles…) por la actualmente subvencionadas (plantación de huertos solares).
Y digo yo: por qué no el gobierno deja de buscar a su Juanito y toma medidas para que cada persona/empresa haga lo que considere oportuno? Habrá quien quiera emprender y quien quiera trabajar por cuenta ajena; habrá quien quiera investigar o innovar; o quien quiera dedicarse a las energías limpias….
Lo suyo sería que el gobierno creara un entorno que diera facilidades para cualquier escenario… sin intervenir en el.
Creo, que esto no va a ocurrir y que buscaremos a Juanito. Apuesto por las energías limpias. Ojalá me equivoque…

 

Alberto Avecilla García – Jefe del Departamento de Inversiones y Explotacion en FCC CONSTRUCCION, S.A.

El miedo a que salga mal…

Afortunadamente la vida no son matemáticas. Ni química (podríamos tener un largo debate sobre eso). La vida tiene un componente de incertidumbre, de no saber que va a pasar, que la convierte en preciosa, única.Si cuando salimos de casa supiéramos lo que va a acontecer, estoy seguro que viviríamos en un mundo muy, muy, muy aburrido, sin pasión sin emoción.Por eso, en el fondo, nos encanta la incertidumbre. Claro, tiene truco, a la mayoría le gusta una incertidumbre “controlada”, sin asumir algunos riesgos. A medida que se tiene familia, hipoteca, perro, etc, la aversión a ese riesgo es mayor. Incertidumbre sí, pero demasiada…no.

Cuando nos planteamos un reto, personal o profesional, y esa incertidumbre sobrepasa nuestro nivel de riesgo entonces nos ponemos nerviosos y entran las dudas. Es, por ejemplo, el efecto que tiene el amor.Saber gestionar la incertidumbre que sobrepasa nuestro límite es complicado. Nos enfadamos, nos deprimimos, pero hay una buena noticia, también nos puede motivar.Y este es el punto fuerte. Si nos motiva nos da energía, nos devuelve la confianza.Y si eso es así, ¿por qué tenemos entonces miedo de que nos salga mal?. Hablo desde el punto de vista personal, profesional y como sociedad de un país en estado de depresión. ¿por qué no aceptamos lo que nos supera como un reto y lo miramos cara a cara sin complejos, sin miedos?¿Y digo yo, que pasa si sale mal?. Pues que excepto que la consecuencia sea que pasamos al otro barrio, no pasa nada. Seguimos vivos, sigue habiendo oportunidades. ¿Por qué, como sociedad, penalizamos tanto a quien le sale mal un proyecto, un reto?…¿de verás creemos que de ahí no se extraen consecuencias positivas?Yo creo ciegamenteo que sí. Nunca sale mal nada. NADA.
Si no nos atrevemos porque puede salir mal, desde mi punto de vista, nos equivocamos. Siempre encontraremos excusas, o mejor, le trasladamos la carga de la culpa a un tercero, a nuestra pareja, nuestros amigos, nuestro propio país…Vivimos en un tiempo muy complicado. Nos contagiamos de la incertidumbre de los datos macroeconómicos que no controlamos. Nos “acojonamos” para llevar adelante nuestros proyectos por el entorno. Pero no busquemos excusas. Está en nosotros. No son los demás, somos nosotros. Creer, es poder.Si es un tiempo tan difícil imaginaros a 4000 kilómetros al sur de Madrid. Imaginaros en lugares donde creer no es una intención, es un milagro. Y aún así se cree. Y si sale mal, sale muy mal….pero la gente vence sus miedos e intenta…Lo llevo diciendo un tiempo. Soy economista, entiendo (más o menos) esos datos macro que tanto daño nos están haciendo. Veo a mi alrededor que el paro, el de verdad, está siendo muy duro y creciente. La situación es realmente dura, pero por favor, no tengamos tanto miedo a equivocarnos. ¡¡Es hora de confiar en lo que somos!!, es el momento de intentar, de innovar.
Conozco unos locos que lo están haciendo con un proyecto para crear contenidos audiovisuales a través de la venta de clips ( planos) de 10 seg por una web,www.clipyoo.com Son unos privilegiados, porque cuentan con el apoyo de Telefónica, a través de su aceleradora, wayra, y como ellos unos cuantos proyectos más. Lo importante no es la cuña publicitaria que estoy metiendo, lo importante, es que veo sus caras, cada vez que algo sale mal… y les veo creer. Ante la dificultad: motivación, energía y mucho trabajo. Por eso @clipyoo y el resto de proyectos que están allí serán algo potente.Sólo hay un detalle entre quien llega a la meta y quien se queda por el camino. Se llama confianza y por supuesto trabajárselo. Sólo ese.No os aburro más. Dejémonos de una vez de chorradas y recordemos quienes somos y todo lo que hemos conseguido.
Lo mejor está por venir, no tengamos miedo de que algo salga mal…siempre saldremos ganando
David de Miguel

La Participación Público-Privada (PPP) en Infraestructuras. Un Caballero Blanco para nuestra economía.

En los tiempos que vivimos se ha hecho imprescindible que lo público y lo privado se den la mano. Y cuando hablamos de grandes obras de infraestructura, estrechar esas manos se hace fundamental, como tendremos ocasión de ver.

Lejanos quedan ya los años en los qué países desarrollados financiaban únicamente su crecimiento económico con emisiones, de lo que en los noticiarios hoy llaman, deuda soberana, ofreciendo al mercado ingentes cantidades de deuda sin tomar en consideración que algún día estos mercados se verían saturados, y buscarían más, calidad que cantidad.

Precisamente para paliar el efecto pernicioso sobre las cuentas del Estado y mejorar la eficacia y la eficiencia en la prestación de los servicios públicos, aparece la figura de la Participación Público-Privada (PPP) o más conocida en lengua inglesa como Public-Private Partnerships, para el desarrollo de las infraestructuras del transporte, de los servicios sanitarios, de las telecomunicaciones, de la energía, del saneamiento y limpieza de las ciudades, la gestión de las aguas, los equipamientos urbanos y para el sistema penitenciario, por referirnos a los servicios más comúnmente compartidos por las Administraciones y las empresas privadas.

La CPP se desarrolla normalmente mediante el mecanismo de la Concesión Administrativa, por lo que el funcionamiento de la PPP en sus diferentes variedades utiliza metodologías muy similares. Veamos brevemente un ejemplo relativo a proyectos en infraestructura del transporte.

La Administración quiere promover la creación de una autopista, para ello otorga la llamada Concesión Administrativa a varias empresas. Dicha concesión engloba la financiación, el diseño, la construcción, la explotación y el mantenimiento de la infraestructura durante un periodo de 30 años. No debemos olvidar que en este proceso, también podría participar la propia Administración mediante la creación de un Consorcio con las empresas adjudicatarias. Al terminar la autopista y cuando se pone en marcha la infraestructura, los usuarios de ésta, pagan por su utilización a las empresas concesionarias, quedándose el Estado como único titular de dicha infraestructura. Con todo este proceso, la Administración cumple con su labor de prestación y fomento de los servicios públicos, sin endeudarse en exceso y facilitando por tanto su estabilidad presupuestaria.

Dicho esto, no es difícil apreciar que con la maquinaria de la PPP de infraestructuras en marcha, se activan a la vez tres sectores importantes para la economía, el sector de la construcción, el concesionario y el financiero. En España, como tenemos un sector de la construcción muy desarrollado, competitivo y maduro, que además ha reorientado hace años sus actividades de construcción hacia el mundo de los servicios, también ha aprovechado muy bien todo el Know How acumulado y se ha beneficiado de las sinergias existentes entre los tres sectores mencionados anteriormente, por lo que se han creado grandes grupos empresariales que dominan el sector de las concesiones públicas a nivel mundial, como nos indica la prestigiosa publicación Public Works Financing (PWF), en el qué afirma que, de las diez empresas concesionarias más importantes del mundo, siete son españolas.

Fruto del esfuerzo conjunto y continuado de las Administraciones Públicas españolas y nuestras empresas, podemos disfrutar de unas infraestructuras extraordinarias, de las que destaca, la mayor red de trenes de alta velocidad de Europa y una de las más importantes del mundo. Por estas razones y por los numerosos proyectos internacionales que lideran empresas españolas, no es de extrañar que también nos hayan elegido para participar en el Consorcio del tren de alta velocidad entre La Meca y Medina, con un presupuesto estimado de 7.000 millones de Euros, que comenzará su construcción a primeros de 2013.

Con todo esto, podemos admitir que las ventajas competitivas que atesoran las empresas españolas de este sector son muy valiosas, por lo qué tenemos que considerar al sector como estratégico para nuestra economía, por el volumen de ingresos que genera, el prestigio internacional que ha alcanzado y porque tiene de un potencial extraordinario para ayudarnos a conseguir el necesario crecimiento sostenible de nuestra economía.

Para terminar, no quiero dejar de mencionar tres elementos clave para el futuro del sector en nuestro país, tanto a nivel nacional como internacional. En primer lugar, la confianza entre el sector público y el privado es un elemento de vital importancia para el éxito de los proyectos. Las relaciones entre las partes deben estar siempre amparadas por un marco regulatorio estable y conocido, sin que cambien las condiciones establecidas unilateralmente. La seguridad jurídica y la previsibilidad de los acontecimientos son vitales para generar un clima de confianza recíproca y así poder obtener beneficios razonables que catalice el crecimiento de esta industria en el mundo.

En segundo lugar, a consecuencia de la grave crisis de deuda que vivimos, debemos combinar nuevas formulas de financiación privada, como la emisión de empréstitos, las emisiones de deuda convertible o incluso actualizar herramientas financieras como la Titulización de activos, para poder formular operaciones adecuadas que sirvan para financiar los proyectos.

Como tercer pilar relevante para la industria, debe existir un apoyo institucional extraordinario por parte de las Administraciones Públicas a todos los niveles, que faciliten los acuerdos duraderos entre los países y nuestras empresas, principalmente porque es necesaria la colaboración de muchos y poderosos Stakeholders para que tengan éxito estas actuaciones.

En conclusión, debemos aprovechar la capacidad del sector concesionario en España y fomentar su expansión mundial, creando un modelo que pueda ser utilizado como referencia, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Javier Silveira Hernández

Contratos de distribución: ¡Que no te la peguen!

En el programa de la semana pasada hablamos de los aspectos a considerar en la negociación de todo contrato de distribución. Y es que no es una cuestión banal recurrir a acuerdos con agentes especializados en el mundo de la distribución y logística, aún cuando nuestro negocio sea más bien pequeño. Las razones son múltiples, pero podemos agruparlas en dos principales: el ahorro de costes y la capacidad de acceso a público. La mayoría de los contratos de distribución desequilibrados han sido realizados por socios sin mucha experiencia.

Un acuerdo que solo incluya ajustes de precio una vez al año es desequilibrado puesto que los costes de producción (materias primas, energía) cambian a lo largo de todo el año y si no se permite revisión alguna estos aumentos serán soportados únicamente por el productor, manufacturero o artesano.

Un contrato que sólo permite la terminación del mismo por una parte es abusivo, así como aquellos que establecen una serie de causas alternativas de terminación a una parte y a la otra una única causa draconiana.

Evitar ambigüedades en el lenguaje de redacción del acuerdo contribuirá a la simetría del acuerdo, con muchas más opciones para que la relación crezca, se afiance y se desarrolle. Los contratos basados en una desigualdad de la importancia de las partes están abocados a una muerte prematura.

Respecto a los criterios de evaluación del rendimiento, las cuotas de venta no deberían ser consideradas como criterio único sino complementario a otros como las estadísticas de satisfacción cliente/usuario, rotación del inventario, número de empleados dedicados a cada línea de producto, número de personal formado, porcentaje de clientes obtenidos tras promoción con muestras o demostraciones, etc. La razón de restar importancia a los valores absolutos de colocación del producto es que normalmente se tratan de datos aislados, pobremente puestos en contexto que pueden conducir a elaboración de políticas de empresa erróneas por la limitada información que proporcionan. Contextualicemos, pues.

La evaluación de la capacidad del distribuidor, que entraña para el productor la focalización en las características que hacen al distribuidor interesante para su línea productiva es un punto esencial: ¿va a contar con un showroom donde los clientes puedan ver y sentir de primera mano mis productos? Aún en plena era digital nada ha sustituido al contacto directo; ¿qué capacidad de servicio tiene este distribuidor? ¿Es capaz de asegurar un sistema de atención cliente 24 horas, embarcación de emergencia, entrega inmediata, reparación? ¿Pide exclusividad?
Sin embargo, podemos contar con un distribuidor con grandes posibilidades y que la colocación de nuestro producto no termine de afianzarse. Esto ocurre frecuentemente cuando hemos querido abarcar demasiado en territorio y en cantidad. Siempre se aconseja encontrar a un distribuidor de experiencia probada en el mercado que queremos abordar porque conocerá el terreno ñeque se mueve y los ritmos de mercado, lo que sin embargo no obsta a que podamos contar con un distribuidor de menor calado – hay que dar una oportunidad a quien empieza, se dice – pero en tal caso delimitaremos cuidadosamente el territorio de actuación para que haya una oportunidad real de emplazar el producto (por ejemplo, una ciudad o una región antes de lanzarse a la conquista de un mercado nacional).

Por último, no debemos olvidar que los acuerdos de distribución son relaciones orgánicas que evolucionan a lo largo del tiempo y llegado el momento, acaban feneciendo. Mientras llega ese momento, establecer renovación semiautomática año por año así como unos plazos de aviso de la no-prórroga os evitará malas sorpresas.
Además de lo aquí expuesto, no dudéis en consultar los contratos de distribución de eficacia constatada con modelos ciegos que os podrán proporcionar asociaciones profesionales y cámaras de comercio: son una buena base para comparar el que estáis confeccionando.

Irene del Olmo

Copago en España

El consejero de Salud de Castilla-La Mancha y secretario de Sanidad y Asuntos Sociales del PP, José Ignacio Echániz, ha afirmado que la medida por la que los jubilados pagarán por primera vez por los medicamentos en España supone para los pensionistas “cuatro cafés al mes”.

El Gobierno y las comunidades autónomas acordaron este miércoles incrementar el porcentaje del coste de los fármacos que paga la población e introducir este copago para jubilados con pensiones contributivas, que pagarán el 10% de los medicamentos con un tope de entre 8 y 18 euros al mes como máximo según su renta.

Echániz ha señalado, en una entrevista a la COPE, recogida por Europa Press, que “al pensionista que más le va a costar las medicinas al cabo del mes va a ser ocho euros, que son cuatro cafés, un café a la semana, 0,20 céntimos al día. Desde el punto de vista recaudatorio es una medida muy menor”.

Entiende que es un mecanismo necesario en “unos momentos tremendamente difíciles” para el sistema sanitario público, que “evita la introducción del copago en los servicios sanitarios”.

La gestión de los servicios sanitarios tienen graves problemas económicos para llegar a final de mes y con problemas para seguir prestando con normalidad los servicios sanitarios, no solo el farmacéutico, ha añadido.

Por otra parte, Echániz cree que la puesta en marcha de los nuevos baremos va a ser “muy ágil y rápida”. Se va a aprobar próximamente en el Consejo de Ministros y entrará en vigor en cuanto se publique en el BOE. Las comunidades autonómas, con la llamada receta electrónica, la van a poder poner en marcha en muy poco tiempo.

Además, el Gobierno ha manifestado que “no tiene un afán recaudatorio sino disuasorio porque cada año se tiran a la basura 3.700 toneladas de medicamentos sin abrir con el coste añadido de la destrucción de los medicamentos en condiciones controladas; y, en este ámbito, el Gobierno ha adelantado que a los laboratorios a fabricar cajas con menos dosis, adecuadas a los tratamientos prescritos, iniciativa que se lleva haciendo desde hace tiempo en otros países miembros de la Unión Europea.

Cataluña mantendrá el euro por receta

El Govern mantendrá el pago de un euro por receta que la Generalitat ya había introducido en el sistema sanitario de Cataluña, puesto que considera que las medidas adoptadas por el Gobierno del Estado, de pagar las medicinas según la renta, “no son suficientes” como para garantizar la viabilidad del modelo.

Según ha indicado en una rueda de prensa el portavoz del gobierno catalán, Francesc Homs, “es ridículo” que el Gobierno español “diga que no habrá copago sanitario, porque ya lo hay, y hay que decir las cosas por su nombre”.

Después de apuntar que “no es sostenible estar en la cola en copago cuando resulta que estamos arriba de todo en nivel de endeudamiento” y recordar que “los países europeos de referencia, como Alemania, Bélgica o Francia, ya lo tienen”, Homs ha asegurado que la Generalitat mantendrá el “ticket moderador” en las recetas que se expidan desde la Seguridad Social, informa Efe.

Por lo tanto, el copago, aunque ciertamente es una medida impopular, actualmente es la única manera poder hacer sostenible el estado de bienestar a corto y largo plazo. Si nos comparamos con nuestros vecinos europeos la gran mayoría ya tienen implementando en copago desde hace varios años.

Cierto es que la expectativa de vida va aumentado a marchas forzadas en la Europa vieja, eso quiere decir que las personas de edad avanzada son las que mas sufren de patologías crónicas y en la gran mayoría de los casos los pacientes son polimedicados, con lo que el gasto sanitario de estos tratamientos irá aumentando en los años venideros.

Ramón Vila Ramos. – IE EXECUTIVE MBA

Padrino, cuídeme las formas

“En un solo segundo puedes tomar la decisión que cambiará tu vida” esta frase que parecería sacada de algún libro de autoayuda  a lo Osho o Madre Teresa es uno de los lemas de Louis Ferrante, antiguo capo de la mafia en Nueva York reconvertido en -¿respetable, siquiera respetado?- hombre de negocios.

Son muchos y de calado los medios que se han hecho eco de las peripecias biográficas de Ferrara desde que empezó este 2012. Se comprende que “The Economist” haya contado con su participación en unas conferencias sobre competitividad empresarial que tuvieron lugar el año pasado pero lo que es desconcertante es el artículo  que le dedicaba Louise Couvelaire en el periódico francés “Le Monde”  hace dos semanas, en el que aparece presentado casi como un modelo de reconversión profesional, ejemplo ciertamente con aroma de doublecheeseburguer sobre fondo de barras y estrellas, pero finalmente testimonio del que tomar nota. Y la tomamos.

El ahora consultor, conferenciante y escritor ha seguido fielmente sus propios consejos. Triunfa en Estados Unidos donde sus libros se venden por miles entre empresarios y emprendedores seducidos por la prosa del expresidiario que asesora brutalmente sobre el complejo mundo de la empresa,  ilustrando consejos con historias reales de sus tiempos mafiosos.

Sería  demasiado fácil decir que  métodos mafiosos y estrategias de multinacionales en realidad no son tan distantes y que incluso se inspiran y retroalimentan mutuamente: las películas sobre Wall Street  así parecen darlo a entender. Toda aventura empresarial es como un grupo musical cuyas notas son  arrojo, osadía, determinación, una organización impecable, el conjunto orquestado por una estrategia clara y realista. La agresividad subyacente al desarrollo de negocio, entendido no como violencia sino como contraposición a indecisión y dolce farniente es al emprendedor lo que el cero al sistema decimal.

Pero de ahí a incluir en el star system del mundo empresarial a alguien cuyos mejores avales profesionales son precisamente el haber cumplido con celo tareas delictivas parece indicar que algo no va bien; ¿Cómo conjugar 0,7 de ayuda al desarrollo, responsabilidad social de entidades financieras, más bio, menos nuclear, ralentización del consumo con emergentes figuras de referencia social que se jactan de no haber respetado nada ni a nadie y pretenden erigirse en ejemplo?

Algún lector podrá argüir que en tiempos de crisis la competencia se acentúa. Que impera la ley de la selva, aunque sea de alfalto. Bien, veamos que hasta ahora las tendencias discurrían por otro camino; Grandes empresas y start-ups están desarrollando políticas de humanización en su actividad de negocios y en su organización interna: hablamos aquí de códigos deontológico y medidas  comprensivas de las necesidades de sus empleados, una especie de soft law empresarial que si bien en principio no es vinculante poco a poco lo va siendo por la fuerza del uso.

Dar pábulo  pseudo-gurús con iniciativas que buscan la rentabilidad sobre cualquier otro principio, la inmediatez de las ganancias, la preeminencia de las relaciones de fuerza es retroceder en todo lo conseguido como sociedad. Los empresarios no son  parásitos que se aprovechan del entorno para obtener los mejores resultados, sino agentes activos implicados en el desarrollo del tejido social y en la creación de riqueza y contraponer ambos objetivos es un error irresponsable. La fragilización de la solidaridad social será el campo de cultivo ideal para degradar las condiciones laborales de todos. ¿Más? Sí, más. Me despido mirando a China.

Irene del Olmo