Prohibir la prostitución beneficia a empresarios y clientes, pero va contra la mujer

Lo asegura Conxa Borrell, secretaria general del sindicato de trabajadoras sexuales OTRAS, quienes hace tiempo luchan por que se legalice su trabajo y se reconozcan sus derechos. Le parece bien que hayan cerrado los clubes por culpa de la pandemia, pero se queja de que han dejado a muchas mujeres en la calle. También nos habla del engaño que supone el ingreso mínimo vital, al cual sólo tienen acceso las trabajadoras sexuales si se reconocen « víctimas de trata o víctimas de violencia de género ». Han intentado contactar con las ministras de Trabajo y de Igualdad, pero no obtienen respuesta alguna: solo indiferencia y silencio. 

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.