Cuando salí de Cuba

Enrique Minervini, cubano de La Habana, soltero, de 42 años, nos habla de su vida en España, a donde llegó, dice, « porque Madrid me eligió a mí », cosa que le hace muy feliz. Le parece que los españoles somos sanotes, nobles y un tanto inocentes, lo cual le produce, en ocasiones, un poco de ternura… Le sorprendió nuestro tono de voz, tanto, que a veces pensaba que le estaban echando la bronca; también lo de tirar servilletas al suelo en los bares y le fascinó la nieve, ese « congelador gigante ». Le gustaría, antes de morir, dentro de muchos años, ver a Cuba libre… 

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée.

Ce site utilise Akismet pour réduire les indésirables. En savoir plus sur comment les données de vos commentaires sont utilisées.