Miguel de Porras, experto en agroecología: « Hay que transformar y relocalizar nuestros sistemas alimentarios »

El conflicto bélico promovido por Rusia y la escalada de sanciones internacionales lo ha eclipsado todo. Sus consecuencias han llegado a todos los rincones del planeta y lo vemos en nuestro día a día porque ha afectado directamente al consumo y a los precios de mercado. Ha agravado una espiral de inflación, sustentada por unos precios energéticos nunca antes vistos. En tan solo un mes, la electricidad, el gas y la gasolina se han disparado, a lo que se ha unido, además, la escasez de productos procedentes de Ucrania y Rusia, claves para el funcionamiento de la industria. Esto ha provocado desabastecimiento y millones de euros en pérdidas.

« Los mercados de cereales y plantas oleaginosas van a ser los más afectados porque Ucrania es una de las reservas mundiales con uno de los suelos más fértiles del mundo. Era el principal proveedor y uno de los principales exportadores de la UE de estas materias. El conflicto sin duda ha paralizado la producción y va a paralizar la comercialización », afirma Miguel de Porras, director del Instituto de Investigación de Agricultura Orgánica.

Por ahora es imposible determinar qué va a suceder en un futuro pero, de momento, el experto afirma que « debemos cambiar el sistema alimentario, tratando de consumir de manera local y de forma más sostenible ». « El conflicto ha demostrado que nuestros sistemas son extremandamente dependientes de las exportaciones e importaciones. No podemos continuar así, tenemos la necesidad de transformarlos, hay que repensar y relocalizar nuestros sistemas », sentencia.

Soyez le premier à commenter

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.


*