El proyecto que lucha por impedir la edificación en la Friche Josaphat

La región de Bruselas tenía previsto construir cerca de 1.600 viviendas, escuelas, guarderías e instalaciones deportivas y culturales entre los municipios de Schaerbeek y Evere. Sin embargo, para llevar a cabo esa construcción se destruirían 24 hectáreas de naturaleza. Concretamente, se trata de un proyecto adquirido por la Empresa de desarrollo urbano en 2006 que planea edificar en el terreno de la Friche Josaphat.

Ante esta noticia, un grupo de ciudadanos, se unió bajo el nombre de Souvons la Friche Josaphat con el objetivo de impedir que ese espacio natural fuera sustituido por hormigón. Entre sus reivindicaciones, el colectivo destaca la biodiversidad de una zona en la que hay más de 800 especies. Entre ellas, abejas en peligro de extinción, más de 100 aves distintas y pájaros que emigran cada año a este lugar porque es un sitio abierto justo a la entrada de la ciudad y visible a kilómetros de distancia.

Para el movimiento es vital mantener uno de los pulmones de Bruselas. Según sostienen desde el colectivo, aunque hay una parte de viviendas sociales, la mayoría están orientadas a personas con gran poder adquisitivo.

En principio el movimento necesitó 15.000 firmas que se consiguieron en sólo unos meses. Después, empezó un proceso de diálogo con representantes políticos a quienes les pidieron que este proyecto se paralizara y consiguieron una mayor base social. Contactaron con asociaciones de vecinos, arquitectos y naturalistas y lanzaron varias propuestas alternativas a este proyecto. El resultado se concretó en una idea a la que llamaron PLAN B, un proyecto en el que se respetaban más los espacios verdes, con el que demostraron que había una manera de mantener el terreno y poner el número de casas que el gobierno había planeado.

El pasado mes de julio el gobierno de Bruselas aprobó un nuevo plan que preveía la reducción del número de viviendas de 1.600 a 1.200. Sin embargo, para Mathieu Simonson, miembro del colectivo, considera que esto sigue sin ser suficiente y que el gobierno aún no se ha dado cuenta de los retos a los que el planeta se enfrenta en materia de biodiversidad. Aunque son conscientes de que son necesarias más viviendas, subrayan que hay muchos edificios vacíos en Bruselas.

Soyez le premier à commenter

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée.


*